Los que ganan y los que pierden con la paridad y los escaños reservados

3 minutos de lectura

Actualizado:

Por estos días se discute en el Congreso la posibilidad de replicar las reglas electorales usadas en la elección de convencionales constituyentes en la próxima elección legislativa de noviembre. Esto con el objetivo de garantizar, al menos en la elección de diputados, la inscripción de listas de independientes, mantener escaños reservados para los pueblos originarios y la regla de paridad.

Considerando que las reglas serían las mismas en ambas elecciones, es plausible pensar que de volver aplicar las reglas de paridad de género y la reserva de escaños para los pueblos originarios los resultados se asimilarían. En otras palabras, por mantener las reglas electorales transitorias, algunos sectores políticos se verían más beneficiados que otros.

Para anticipar quiénes se podrían ver beneficiados habría que preguntarse primero: ¿cuál fue el efecto del sistema electoral usado para la elección de constituyentes (paridad y escaños reservados)?

Por: Sofía Contreras y Pablo Toro

Para responder la pregunta, usamos los resultados para los 1,278 candidatos que compitieron en la elección regular de mayo. Calculamos el número y porcentaje de escaños que habría obtenido cada lista, primero con el sistema utilizado para la elección de constituyentes (138 escaños), y después con el sistema utilizado para la elección de diputados de 2017 (155 escaños).

La Tabla de abajo muestra la comparación entre las dos elecciones. Muestra que, de haberse aplicado las mismas reglas de 2017 en la elección de 2021, la coalición más perjudicada hubiese sido la Lista del Apruebo, que hubiese obtenido 2% de escaños. La segunda coalición más perjudicada hubiese sido Chile Vamos que, pese a sumar 2 escaños más, hubiese caído en 1.7%.

Por otro lado, la Tabla muestra que las listas más beneficiadas hubiesen sido las listas de independientes (sin considerar a la Lista del Pueblo e Independientes No Neutrales) que hubiesen casi doblado su número de escaños (de 9 a 17), aumentando su porcentaje de escaños en casi 6%. La segunda coalición más beneficiada habría sido Apruebo Dignidad, con 1% más.

Tabla 1

Ahora, es necesario determinar a qué género y a qué coaliciones benefició la regla de paridad. Para ello, replicamos los resultados en dos escenarios con los mismos 1,278 candidatos. En un escenario aplicamos la regla de paridad y en el otro no. Esta vez, nuevamente, desagregamos los resultados por coalición, pero añadimos la diferenciación por género.

La Tabla de abajo muestra los resultados. Muestra que de no aplicarse la regla de paridad, Chile Vamos hubiese obtenido tres mujeres menos. Sin paridad habrían sido electos Jaime Coloma (UDI) en vez de Claudia Castro (UDI-IND) en el D14, Gonzalo Arenas (UDI) en vez de Ruth Hurtado (RN-IND) en el D22 y Marcos Emilfork (UDI-IND) en vez de Katerine Montealegre (UDI) en el D26.

En la vereda contraria, las candidatas de Independientes No Neutrales hubiesen sido las más beneficiados, pasando de 3 a 6 electas. Esto quiere decir que hubiesen sido electas como constituyentes Rocío Veas en vez de Miguel Botto en el D6, María Cisternas en vez de Juan Martin en el D12 y Clara Sagardia en vez de Javier Fuchslocher en el D21.

Tabla 2

A modo de conclusión general, si se hubiesen eliminado los 17 escaños para PP.OO y se hubiesen mantenido los 155 escaños en los 28 distritos (en vez de 138 escaños en 28 distritos), las listas más beneficiadas hubiesen sido las listas de independientes y Apruebo Dignidad. A su vez, las listas más perjudicadas hubiesen sido los sectores tradicionales (Lista de Apruebo y Chile Vamos).

En cuanto a la regla de paridad, y sin considerar las correcciones en las candidaturas de PP.OO, las simulaciones muestran que, de haberse ignorado la aplicación de la nueva regla, las mujeres hubiesen sido más beneficiadas. Pues, por la aplicación de la regla, obtuvieron 2 escaños menos de las que finalmente obtuvieron.

Cerramos recordando que este ejercicio es solo experimental. Las distintas reglas electorales no sólo generan distintos incentivos mecánicos en los resultados, sino también incentivos psicológicos en los votantes (ver aquí). Si se hubiera aplicado el mismo sistema de 2017 a la elección de 2021 los resultados muy probablemente hubiesen sido distintos.

ep Uso avanzado

Si quieres replicar estos resultados, descarga las bases en formato CSV aquí. Si usas R o Stata puedes importar el archivo directo con la dirección del enlace).

konami

Comentar