La configuración electoral de Chile Podemos Más

4 minutos de lectura

Actualizado:

Ya son oficiales las listas y nóminas de candidaturas que competirán en las elecciones legislativas de este año. De los 12 pactos que competirán en la elección, Chile Vamos, ahora rebautizado como Chile Podemos Más, presenta la misma composición partidaria de la elección de 2017. La UDI, RN, Evópoli y el PRI se mantienen unidos en el mismo pacto.

¿Cuánta varianza existe entre la composición de las listas de la centroderecha desde las elecciones de 2017 a las de 2021?

Por: Sofía Contreras y Pablo Toro

Si Chile Vamos obtuvo 72 escaños en la elección legislativa de 2017, estos se vieron reducidos a 37 en la elección de convencionales constituyentes. (Mientras que en 2017 hubo 155 escaños en disputa, en 2021 solo hubo 138). Pero con la reciente inscripción de candidaturas a la Cámara de diputados, en que se reparte el mismo número de escaños (155), ya hay algunas conclusiones que se pueden sacar.

Por ejemplo, se puede comparar el peso de los partidos al interior de la coalición. Y a juzgar por cómo se distribuyeron los escaños entre cada uno de los partidos, en 2017 y 2021, todo indica que la UDI se mantiene como el partido más grande de la coalición. En ambas elecciones el Partido de la calle Suecia se anotó con alrededor de 40% de los cupos.

En comparación, RN cae levemente, y Evópoli mejora su posición. El segundo sube en 4 sus cupos a la Cámara de Diputados. Esto se podría explicar por dos razones, en primer lugar, porque fue el partido menos dañado de la coalición en la elección de convencionales pasando de 6 a 5 escaños y, en segundo lugar, porque ha sido el partido más disciplinado del actual oficialismo, en el contexto de las sucesivas crisis que ha enfrentado el gobierno de Sebastián Piñera.

Finalmente, el PRI sigue siendo el partido más pequeño de la coalición. Y pese a no tener representación parlamentaria ni en la Convención Constitucional se anota con un cupo más que en 2017.

foto 1

Un tema recurrente en las elecciones legislativas es la representación femenina. Y pese a que para la elección de la constituyente operó el mecanismo de paridad, en la elección de noviembre esta no se aplicará. Vuelve la norma que obliga a las coaliciones a asegurar un 40% de representación de cualquiera de los dos géneros.

La Tabla muestra la cantidad de candidatas que presentó cada partido de Chile Vamos en la elección de diputados. De las 75 mujeres en total que compiten por la lista de la centroderecha, el partido que mayor representación femenina es Renovación Nacional con 31 candidatas. Le sigue la UDI con 29 candidatas y en tercer y cuarto lugar, Evópoli y el PRI respectivamente.

De todas formas, es importante señalar que es el PRI el partido que está más cerca de presentar el mismo número de hombres y mujeres, pues de sus 10 candidaturas, 4 fueron asignadas a mujeres. Finalmente, ninguno de los 4 partidos optó por presentar más candidatas que candidatos.

foto 2

Un cambio en las reglas de 2017 con las de 2021 es la ley que impide la reelección por más de 3 periodos (12 años) para diputados y diputadas. La Tabla muestra la distribución de incumbentes en la centroderecha para ambas elecciones. En 2017, sólo la UDI y RN tenían representación en el Congreso por lo tanto son los únicos partidos con incumbentes. En esa ocasión la UDI presentó más del doble de incumbentes que RN.

Sin embargo, en 2021 los papeles están invertidos. Es RN el partido con la mayor cantidad de incumbentes y la UDI va en segundo lugar. Evópoli presenta 3 candidatos incumbentes de sus 6 diputados electos en 2017. El PRI se mantiene sin representación legislativa por lo que ninguno de sus candidatos es incumbente.

foto 3

Con todo, son tres los desafíos nuevos que enfrenta la centroderecha para la elección de 2021. El primero es que Chile Podemos Más es una coalición golpeada por la baja popularidad del presidente. Pese a que en las últimas semanas Sebastián Piñera ha mejorado un poco en su aprobación (ver aquí), sabemos que presidentes con baja aprobación presidencial tienen a afectar las posibilidades de ser electos del pacto oficialista (ver aquí).

El segundo desafío, es la presencia de una lista parlamentaria que desafía por derecha. Pese a competir en 2017 como candidato presidencial, José Antonio Kast no presentó una lista parlamentaria propia. Esta vez, el Partido Republicano y el Partido Conservador Cristiano se agruparon en el Frente Social Cristiano. Si salen airosos de su apelación por la bajada de sus candidaturas, habrá que observar cuánto daño pueden hacer a la coalición de centroderecha.

Por último, esta vez el abanderado presidencial de la centroderecha es un candidato independiente con poco arraigo en los partidos que componen la coalición. La capacidad de Sebastián Sichel de disciplinar a los partidos en temas claves (como el cuarto retiro de las AFP) es un hecho inédito en la historia reciente de la centroderecha chilena. Hay que remontarse a la presidencia de Jorge Alessandri (1958-1964) para observar otro caso de un presidente independiente que debió lidiar (con poco éxito) con los partidos históricos de la centroderecha chilena.

ep Uso avanzado

Revisa todas las bases de datos de nuestros artículos de investigación aquí.

konami

Comentar